Sostenibilidad en el tercer mundo

Ya que los gobiernos de los países en vías de desarrollo, especialmente en África, no pueden gestionar sus masas forestales bajo unos criterios de sostenibilidad, la ONU en su resolución 61/193 de diciembre de 2006 hace alusión a la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación que “los bosques y su ordenación[1] pueden contribuir significativamente al desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza y el logro de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, incluidos los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Por ello "APADRINA UN BOSQUE" se ofrece como herramienta “paraguas” bajo el que diferentes padrinos puedan interactuar en países donde las propias instituciones no puedan asegurar una gestión forestal sostenible de las masas que lo forman.

Para luchar contra la desertificación y favorecer la protección de la masa forestal, la ONU ha propuesto con mucho acierto que el tema Bosques para Personas”  guíe el debate a lo largo de este año, con el fin de destacar el papel de la población en la ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de los bosques en el mundo.

"APADRINA UN BOSQUE" se integrará en Bosques para Personas abriendo una nueva línea de financiación para la gestión sostenible de las masas forestales que se encuentren en peligro de deforestación y pérdida de los recursos de los que centenares de millones de personas dependen para su vida cotidiana; son el pulmón del planeta y, sin embargo, cada minuto que pasa, y según fuentes de la ONU, desaparecen en el mundo unas 25 hectáreas de bosque.

 


[1] Ordenación como la creación de un Plan o Proyecto de Gestión Forestal Sostenible que ordene y regule todos sus recursos bajo un criterio de persistencia de las masas arbóreas maximizando sus beneficios directos e indirectos.